Felix Campano

BRAZADAS DE VIDA

2015-04-14 09.39.07

CONTRAPORTADA DE MARCA-MARTES 14 DE ABRIL DE 2015

 

Share Button

A G R A D E C I D O S

DSC_0478pp

Cuando eres una persona agradecida a la vida y a lo que te depara no es de extrañar que cuando te planteas un reto lo hagas desde el agradecimiento.  Desde el corazón y para el corazón.  desde un principio este reto se planteó así, o ni se  planteó, o se le dió ese aire.  Ya desde el cruce del Estrecho de Gibraltar oíamos hablar de lo agradecido que estaba Jacobo, de alguna manera a la Espondilítis Anquilosante que le había llevado a ser quien era y a hacer lo que hace.    En este segundo reto no podía ser de otra forma, el tumor maligno que le fué extirpado,  le ha acercado y nos ha acercado a todos a la leucemía infantil, el cancer es lo que ha impulsado a los tres nadadores a entrenarse tan duramente durante tanto tiempo y a finalmente nadar el Canal de Menorca, nada menos que 12 horas,  y en el caso de Jacobo, sumando de nuevo, la Espondilitis Anquilosante y un tumor estirpado hace 6 meses y …de nuevo… agradecido a la vida.     Simplemente porque su historia es esa. Cuando Peio habla de los niños a los que enseña a nadar que tienen con deficiencias, también habla entre orgulloso y agradecido.  Los tres tienen esa actitud de agradecer a la vida lo que te dá y no lo que no te dá,  aceptar cada situación en la que la vida te pone y  optimizar a donde te puede llevar. Dicen que cuando eres una persona agradecida la vida, esta te coloca en un lugar diferente en el que no te hace falta que agradezcan sino en el que tu actitud es mostrar agradecimiento.  Son matices muy distintos por que el segundo engrandece el alma.  Cada vez que dán una entrevista se refleja su actitud de agradecimiento a la vida, a su enfermedad, a las situaciones de superación personal que se han tenido que enfrentar.     Y sin duda contagia a quien le escucha.   Recuerdo las palabras de Felix con respecto a Jacobo “a veces le envidio por tener Espondilitis….”

Y en todo este proceso ha estado continuamente la necesidad de agradecer.   Una y otra vez se ha insistido en ello, los tres con una postura humilde pero grande al mismo tiempo.  Un reconocimiento continuo a los demás y a lo que cada uno aporta.   Y de ello nos hemos contagiado todos, recibiendo todo con las palmas de las manos hacia arriba,  los tres,  Jacobo, Peio y Félix.  Así que de todo corazón,gracias a los que dan, gracias a los que no dan y nos ayudan, gracias a los que nos acompañan, gracias a los que están, gracias a los que no pueden estar, gracias a los que nos han apoyado, gracias a los que nos han animado.  Gracias a todos.

Y sin que suene a final,  si agradecer es reconocer el favor recibido y devolverlo en forma de buenos deseos, Gracias Jacobo, gracias Felix, gracias Peio.  Sois grandes.  Gracias a todos.

 

 

Share Button

UN DÍA INOLVIDABLE

Durante unos dias este blog ha estado un poco en un plano secundario porque contar todo lo que estaba sucediendo era casi imposible, lo hacíamos a través de la prensa y esos lios, para poder compartirlo con todo el mundo.Pero estábamos deseando conectar de nuevo y poder compartir a fondo, el día del cruce.

_DSC8260aaa

La palabra que mejor resume todo, es INOLVIDABLE, para todos los que lo hemos vivido de una manera o de otra. Al final en la experiencia hemos sido muchos, moviéndonos todos a la vez y eso ha hecho que a veces fuese un poco de lio.  Pero también ha hecho que nos hiciéramos mucho más equipo, buscando entendernos, y esas cosas.

El día del cruce, empezó temprano, a las 2.30 de la mañana estábamos desayunando, un poco por inercia porque el cuerpo a esas horas no te pide nada.  Habíamos quedado a las 4 en el puerto de Cap da Pera y que a las 5 salíamos.   El avituallamiento nos esperaba allí desde la noche anterior.  Se prepararon los hombres, las vaselinas, los neoprenos, la crema, los reflectantes, los geles, los botes, los bollos, los repuestos… y cuando eso acabó todos al barco.  Momentos de conexión inenarrables entre los del equipo, muy íntimos, muy nuestros,  fuimos al punto esperado, y en marcha.  No había nervios, tal vez excitación por lo que la travesía nos deparaba…, pero mucha ilusión.    Todos al agua y de ahí, a tocar el punto de salida, bocinazo y los tres en marcha, plas plas, una y otra hasta el final.   Tres barcos, tres hombres y el mar.     La primera parte fue muy bonita porque ese momento de noche tuvo mucho atractivo, cuando ya estaba el ritmo un poco establecido, empezó a amanecer, y fue un amanecer precioso, como no podía ser de otra manera,  por la leucemia infantil.    Un euro un bocinazo, habíamos dicho.  El dinero recaudado durante el trayecto era una inyección de energía para los nadadores y el bocinazo una conexión con la gente que estaba lejos pero con nosotros.  Y así fuimos haciendo camino a base de bocinazos, hasta que …quemamos  bocina, y hubo que recurrir al pito del equipo de salvamento.  Pero no dejamos de pitar .

ppp

Una vez que el sol se hizo sitio, pudimos volver a centrar la atención en los nadadores, y nos centramos en ellos, en que todo estuviera bien para ellos, en tener a mano lo que necesitaran, en adivinar sus gestos para dar una palabra de ánimo, mirándoles las caras en cada uno de los avituallamientos, que eran cada media hora.  Unas veces más hinchados, más animados, más fuertes y otras menos.  A mitad de la travesía hubo un momento critico, Peio, sufría un dolor muy muy fuerte en el hombro, que le hizo preguntarse si iba a ser capaz de acabar, pero como la voluntad es el mejor motor,  y su fuerza es increíble, casi tanto como su corazón, logró seguir y superar ese mal momento.

IMG_6403pp

Hacer 40 km, se hace muy largo.  Cuando el día ha avanzado, y ya llevabamos muuuuchas horas nadando o navegando, casi 6, alguien dijo, ¡un km más y llevamos la mitad!. ¿Cómo que la mitad?  Pero si están en pleno esfuerzo titánico…, y desde el barco de apoyo mirábamos sus caras para ver si mostraban sorpresa, pero después de tanto entrenamiento, ellos tienen muy bien medidas las distancias, brazadas, ritmos, …, un montón de datos.  Así que, ¡a por la otra mitad!  vamooooos,   ¡vaso medio lleno!    En algún avituallamiento parte del equipo nos tiramos al agua para que sintieran que no estaban solos, para transmitir los mensajes de la gente, de un espondilitico que mandaba fuerza y admiración a Jacobo, de una persona que agradecía lo que estaban haciendo porque su hija estaba afectada de cancer, del amigo que retaba por cada km nuevo conquistado…, que sintieran esa fuerza que sabemos que es su motor. Y sin duda funcionaba.  Y de nuevo al barco y de nuevo las sirenas, y de nuevo los mensajes, 20 euros, 40 euros, 5 euros, 150 euros…así hasta 7.ooo.  De todos…,por la leucemia infantil.

Fue una pena no poder estar mas conectados pero la tecnología es asi y no nos lo permitió.  Solo funcionábamos a través del satélite del GPS.  Pero sintiendo que había mucha gente detrás en todo momento.

Hubo momentos de mucha magia, como cuando Félix fue a buscar a Jacobo que se quedaba atrás.  No lo dudó un minuto.   Dio media vuelta y llegó hasta él, y reanudaron juntos la marcha.    En otra ocasión Jacobo hizo lo mismo con Peio.  Y muchos momentos en los que se veía a los trés hombres, acompañados por el nadador Jaime Caballero, y Ramón con su Kayak, los cinco en formación, el mar, Mallorca al fondo, el ruido de las brazadas y la sirena de fondo.

Allá también por la mitad, les dijeron que estaban batiendo el record del Canal.  El ritmo que llevaban era muy fuerte y Jacobo y Peio quisieron animar a Felix para que continuara solo.  Que no intentara consensuar el ritmo, sino que tirara él a por todas, pero Félix no lo dudo, no se dejó convencer.  ¡Todos juntos!  y de nuevo la emoción a flor de piel, la verdad a flor de piel, el sueño proyectado con toda su grandeza, se volvió a crear silencio y se volvió a continuar la marcha.

El canal fue prácticamente de los tres hombres,  porque al mirar a un lado y a otro no se veía casi a nadie, era naturaleza en estado puro.  De donde veníamos, a donde íbamos y porqué lo hacíamos.     Desde el barco, se veía la película completa, desde el agua, solo a los protagonistas y su tesón por conquistar una Menorca que siempre era igual de grande, pero que a base de brazadas y bocinazos en algún momento alcanzarían.

En el último tercio de la travesía, las cosas se empezaron a poner más y más duras.  Muchísimo cansancio, pero el motor de hacerlo por los niños, era mucho motor y mucha gasolina.  Nadie pensó dejarlo  ningún momento por duro que fuese.  No se oyó ni una sola queja en ningún momento, cosa que a mi no deja de sorprenderme.  Se notaban eso si, ritmos diferentes, que las brazadas eran diferentes, que todo estaba al limite de  las fuerzas.   Nos acompañó en este final Sandra y Miguel con un grupo de niños, y se tiraron al agua a nadar a nuestro lado, desde el barco parecían representar a los niños que les daban fuerzas para seguir, para hacerlo más corto. Hubo cierta confusión porque ese tramo se nadó por separado, la corriente muy en contra y fuerte, aparecieron las temidas medusas, no había fuerzas.  A todos les hubiera gustado llegar juntos, pero no pudo ser.  La llegada nunca es como te la imaginas y menos después de tanto tiempo, pero llegaron, llegamos.  Solo que la tocada de  tierra en Cap D´artrutx, de este equipazo,  duró veinte minutos en lugar de uno.    Todos al límite, con dolor, cargados… pero todos felices.

_DSC8913ppp

Esperando en tierra, más buenos amigos, Isabel, Cristina, Manuel, Jacobo, Maita, Mary Jane, Beatriz, Angélica, Sergio, Eva, Boris, Concha.  El abrazo amigo.

Esta foto, representa con toda fidelidad como ha sido el proyecto.  Sencillo, un proyecto nacido del corazón y llevado con la fuerza del corazón.

Y la dedicatoria,

POR LA LEUCEMIA INFANTIL.

DSC_0478pp

GRACIAS GUZMÁN, GRACIAS CARLOS

 

Share Button

TRES HOMBRES CONTRA EL MAR Y EL DOLOR- EL MUNDO.ES

 

Tres hombres contra el mar… y el dolor  El Mundo.es

Parages, Campano y Ormazabal cruzarán el Canal de Menorca a nado.

De Mallorca a Menorca. O, lo que es lo mismo, 40 kilómetros. Esa es la distancia que cubrirán a nado Jacobo Parages, Félix Campano y Peio Ormazabal a finales de este mes de julio. Tras su reto, el de Tres Hombres Contra el Mar, hay mucho más que una hazaña deportiva. Aquejado de Espondilitis Anquilosante, Parages quiere volver a compartir su historia de superación, al igual que hizo en 2013 tras cruzar el Estrecho de Gibraltar en solitario: “Mi objetivo es dar ánimos a la gente que sufre esta enfermedad o cualquier otra de carácter reumatológico, que vea que se puede hacer cualquier cosa a pesar de vivir con dolor”. Su aventura servirá, además, para colaborar con Uno entre cien mil, en su lucha contra la leucemia infantil, a través de la obtención de fondos para la investigación.

Compártelo en Google PlusCompártelo en Linkedin

 

Share Button

UN POCO MAS HONDO

FELIX CAMPANO.  UN POCO MAS HONDO

IMG_8557

Cinco preguntas para entrar un poco más hondo, queremos que nos den idea de otros aspectos de este reto.  Esta sección la cubriran nuestros tres protagonistas.  Y los trés responderán a las mismas preguntas que les hace Teresa Olazabal,  subdirectora de la revista AR.   Empezamos hoy con Felix.

¿No tienes miedo?

La verdad es que miedo no tengo… Lo que si tengo son algo de nervios. A menudo me imagino situaciones en alta mar… Suelo comparar esta experiencia con lo que viví cuando corrí mi primera maratón. Del kilómetro 1 al 20, todo irá bien, fácil. Se trata de no cansarse y psicológicamente estaremos muy enteros. Del 20 al 30, sufriremos mucho pero a partir de ahí es la cuenta atrás. Y del 30 al 40, no tengo ni idea que ocurrirá! Imagino que podremos ver tierra cerca y será un mezcla explosiva de felicidad, cansancio máximo, motivación extrema… ya te lo contaré cuando lo viva! (risas). En la maratón fue así. Cuando llegue al km 37 me dio un subidón ver que lo iba a conseguir que mi cuerpo reaccionó de forma impresionante. Empecé a adelantar a gente sin control! Fue impresionante. Corría con mi buen amigo Álvaro y el flipo también! Haber cruzado esa meta con él, fue algo de lo que siempre me acordaré. Sospecho que de esto tampoco me olvidaré jamás…

 

¿y qué te ha dicho tu novia?

Ella está ilusionada igual que yo. Le gusta que sea por un fin solidario. De hecho a veces me dice que está contenta porque es por eso, por un fin solidario, pero que si no fuera por eso, otro gallo cantaría. De todas formas, creo que la contagio un poco con mi ilusión y eso si que le gusta. Le gusta mucho verme ilusionado y con retos y objetivos xq sabe que si lo consigo seré muy feliz! Ella sí que tiene miedo…

 

¿qué vas a comer esa mañana?

Salvo que me digan otra cosa, desayunaré mucho pan integral con semillas, tomate y jamón serrano por encima! Ese es el desayuno que mas me puede gustar. Es lo que desayuno todos los fines de semana que voy a dormir a casa de mis padres. Me encanta.

 

Cuando desfalleces mientras nadas, ¿en qué piensas para animarte?

Depende… hay veces que pienso en los largos que me quedan, empiezo a fraccionarlos y hacer millones de cálculos… si tardo tanto en hacer un 100, y me quedan 15, tengo que tardar… y después me toca…

Y luego hay otras veces que para animarme pienso en que cuando acabe el entreno me sentiré genial! Eso me anima mucho. Me gusta la sensación posterior. Es como de relajación y realización. Los deberes hechos.

 

Por qué te planteas un reto? ¿No tienes suficiente con llevar tu vida?

Cuando encuentras la zona de confort, entonces cámbiala! Esta frase de la comida de ayer es genial. Lo dice todo!

 

¿te has planteado que puedes fallar?

La verdad es que no. Confió mucho en mi y sobre todo en mi entrenador y sus entrenos. Iremos bien preparados. Si fallo, es decir, si me tengo que subir al barco, será por algo grave que haya pasado y con lo bien organizado que va a estar todo, no creo que nada pueda pasar.  

¡Gracias Teresa!  y ¡ánimo Felix!

Share Button